Tu mente es el factor más importante para invertir con éxito


La mente es el factor m√°s importante para invertir

En pocas palabras, es lo que decides hacer lo que determinará si tienes éxito o fracasas cuando inviertas. Aquí hay algunas cosas importantes en las que pensar.

 

Una Frase de WarrenBuffett

El √≠cono de las inversiones Warren Buffett dijo una vez, ¬ęEl √©xito en las inversiones no se correlaciona con el coeficiente intelectual… lo que necesitas es el temperamento para controlar los impulsos que meten a otras personas en problemas al invertir¬Ľ.

En otras palabras, no se trata de ser inteligente, sino de cómo piensas. Warren Buffett aprendió eso de la leyenda de la inversión en valores Benjamin Graham, que ensalzaba la importancia de la emoción en la inversión antes de que Buffett comprara sus primeras acciones.

De hecho, ahora hay toda una rama de las finanzas que se ocupa de este tema, llamada finanzas de comportamiento. Es b√°sicamente una mezcla de psicolog√≠a y finanzas que examina todos nuestros errores frecuentes por la mentaliidad. T√ļ los cometes… pero todos lo hacemos.

Si quieres ser un inversor de exito, tienes que entender estos conceptos erróneos. Aquí hay una introducción sobre por qué tu mente es el factor más importante para invertir.

 

  1. No eres tan inteligente como crees que eres

Si le preguntas a una sala llena de gente si son conductores por encima de la media, casi todo el mundo levantará la mano. Eso es estadísticamente imposible, ya que aproximadamente la mitad tiene que ser peor que la media.

Esto es anecdótico, pero llega a la cuestión del asunto. Todos pensamos que somos mejores de lo que realmente somos. Y en la inversión eso es un gran punto ciego, y uno que a menudo te llevará por mal el camino.

Esto no es para sugerir que (sí, tu específicamente) no eres inteligente y capaz. Es sólo que es probable que sobreestimes lo inteligente y capaz que eres.

Eso te llevará a creer que lo que estás haciendo está bien sin duda alguna. En otras palabras, aunque sea un terrible cliché, lo primero que tienes que hacer es admitir que tienes un problema. Y una vez que lo hagas, puedes empezar a buscar formas de no equivocarte en tus decisiones de inversión.

Esto, sin embargo, nunca termina, porque serás humano toda tu vida. Así que tendrás que estar en guardia para siempre.

 

  1. La presión es algo terrible

La mente humana tiene dos amplias formas de pensar. Una es lenta y calculada, la otra r√°pida y emocional.

Por naturaleza tendemos a usar la forma r√°pida m√°s a menudo. Tiene sentido… si hay un coche que se nos viene encima al cruzar la calle, no podemos sentarnos a contemplar qu√© hacer. Invertir, sin embargo, requiere que pasemos de las decisiones r√°pidas y usemos el vasto poder de procesamiento de nuestras mentes.

Suena fácil, pero cuando estamos bajo estrés, normalmente volvemos al pensamiento rápido y emocional.

Invertir es estresante incluso en un buen día. (Hoy en día, con el COVID-19 empujándonos a un mercado bajista y probablemente a una recesión, es incluso más estresante de lo habitual).

Necesitas hacer que cambios pues hacer para limitar el estrés y darle tiempo a tu mente el calcular para trabajar.

Por ejemplo, puedes dejar de hacer operaciones durante las horas de mercado y en su lugar configurar tus operaciones antes o después de que el mercado cierre utilizando órdenes de límite.

De esta manera no te sientes presionado a actuar. O en lugar de observar el mercado cada segundo buscando una acción para comprar, mira las empresas y crea una lista de nombres que te gustaría tener.

Después de tener esa lista, calcula los precios que estarías dispuesto a pagar, y sólo cómpralos a esos precios. Ya tienes la idea: sal de situaciones de alto estrés y te darás el espacio para tomar mejores decisiones.

 

3. ¡Cuestiónate todo!

Si cometes errores, todos los cometemos. En realidad, es algo bueno, porque es la forma en que los seres humanos aprenden. Eso, sin embargo, no significa que debas aceptar los errores, especialmente porque somos propensos a cometer los mismos una y otra vez.

Si te gustan los grandes rendimientos de los dividendos, por ejemplo, es probable que te atraigan las empresas en las que los dividendos corren un grave riesgo de ser recortados. Kinder Morgan (NYSE:KMI), por ejemplo, tenía un rendimiento de dos dígitos antes de recortar su pago en 2016 porque su agresivo uso del apalancamiento limitaba su acceso al capital en un mercado energético difícil. El gigante de la mediana empresa sigue tratando de reconstruir la confianza de los inversores.

Y si crees que el crecimiento es el mejor camino a seguir, es probable que tengas que dejar de comprar acciones sobrevaloradas.

Hay muchas manías que pueden ser usadas para ilustrar esto, pero una de las mejores son las acciones de Internet a finales de los 90. Booking Holdings (NASDAQ:BKNG) es un buen ejemplo.

Se hizo p√ļblica bajo el nombre de Priceline en 1999 en el pico de la publicidad, se dispar√≥ a lo m√°s alto, y luego perdi√≥ el 99% de su valor en los dos a√Īos siguientes.

Era un negocio real, y todav√≠a lo es, pero tom√≥ aproximadamente una d√©cada para que las acciones volvieran a su precio IPO despu√©s de esa ca√≠da. Obviamente, hab√≠a demasiada esperanza y exageraci√≥n en el precio cuando las acciones se hicieron p√ļblicas.

 

Descubre tu estilo de inversión para ver que tu mente es el factor más importante para invertir

Si conoces tu estilo de inversi√≥n, entonces necesitas averiguar qu√© puede salir mal con ese estilo. Por ejemplo, Bruce Berkowitz, el gerente del Fondo Fairholme, tiene una lista de cosas que las empresas suelen hacer que conducen al desastre. √Čl est√°, esencialmente, tratando de matar a una compa√Ī√≠a antes de comprarla. La lista incluye cosas como endeudarse demasiado y gastar m√°s dinero del que una empresa puede generar.

Hay tres grandes cosas para llevar de esta lista. Uno, Berkowitz examin√≥ su proceso y descubri√≥ d√≥nde se equivoca a menudo, reconociendo que no es infalible. Dos, cre√≥ una lista para probar sus decisiones… cuestion√°ndose a s√≠ mismo antes de actuar. Y tres, la lista lo obliga a ir m√°s despacio y a trabajar fuera de la olla a presi√≥n que es Wall Street, eliminando la intensidad de las limitaciones de tiempo.

 

Hay mucho m√°s en lo que pensar

Estos son sólo tres puntos a considerar, pero cubren mucho terreno. Y llegan al meollo del asunto. Tu eres tu peor enemigo cuando se trata de invertir.

De hecho, mejorar√°s dram√°ticamente el rendimiento de tu inversi√≥n simplemente limitando los errores que cometes. No es un viaje f√°cil, pero es uno que los buenos inversores a largo plazo tienen que hacer en alg√ļn momento. Si no lo hace, continuar√°s cometiendo los mismos errores una y otra vez, y los resultados de tu inversi√≥n sufrir√°n por ello.

 

Tienes el poder de mejorar tu mente ya que es el factor m√°s importante para invertir

Pero tienes el poder de hacer algo al respecto. Primero admite que, cuando se trata de invertir, tienes un problema… y eres t√ļ.



Visita nuestras √ļltimas entradas:

Deja un comentario